El Trastorno Mental Grave: Diagnóstico, Problemas, Tratamiento

El Trastorno Mental Grave (T.M.G) se refiere a un grupo de pacientes que presentan una enfermedad mental de tipo severo y de larga duración.

Bajo este concepto, están incluidos los diagnósticos de trastornos psicóticos y algunos trastornos de la personalidad.

hombre con trastorno mental grave

Existen múltiples definiciones, pero la más aceptada y con mayor consenso es la del NIMH (National Institute of Mental Health) que incluye las tres siguientes dimensiones: el diagnóstico, la duración de la enfermedad y el tratamiento y la presencia de discapacidad.

Dentro de la característica del tiempo, se hace hincapié en que los dos años debe ser el tiempo en que la persona lleva con algún tipo de tratamiento, no el tiempo que lleva con la enfermedad diagnosticada.

Las personas que sufren trastorno mental grave ven muy mermadas sus habilidades, así como su nivel de autonomía y el funcionamiento (tanto a nivel personal como social). Además, otra característica muy común es que son consumidores habituales de diversos recursos de tipo socio-sanitario.

El término usado anteriormente para hablar de estos grupos de personas totalmente heterogéneos era el de enfermos mentales crónicos. Bajo este término, había grandes connotaciones negativas que tendían a la estigmatización de todas estas personas. Por eso, se sustituyó por el de trastorno mental grave.

Diagnóstico del trastorno mental grave

Bajo la definición del trastorno mental grave, se encuentra un heterogéneo grupo de enfermedades mentales. Son los trastornos psicóticos funcionales que no son por causas orgánicas y que en la codificación del CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades, décima revisión) aparecen con los siguientes códigos:

  • F20. Esquizofrenia paranoide.
  • F21. Trastorno Esquizotípico.
  • F22. Trastornos de Ideas Delirantes Persistentes.
  • F24. Trastorno de Ideas Delirantes Inducidas.
  • F25. Trastornos Esquizoafectivos.
  • F28. Otros trastornos psicóticos no orgánicos.
  • F30 Episodio Maníaco.
  • F31 Trastorno Bipolar.
  • F32.3 Episodio Grave Depresivo con síntomas psicóticos.
  • F33.3 Trastorno depresivo recurrente, episodio actual grave con síntomas psicóticos.

También, dentro de los trastornos de personalidad se incluyen algunos de ellos, como el trastorno paranoide de la personalidad (F60) y el trastorno límite de la personalidad.

Dentro de este grupo, quedan excluidas las psicosis que están provocadas por causas orgánicas y los pacientes que son mayores de 65 años y, por lo tanto, son susceptibles de recibir los tratamientos que requieran en otros servicios distintos a los que forman parte del circuito de salud mental.

¿Qué es la psicosis?

La psicosis está íntimamente relacionada con el trastorno mental grave, puesto que este término abarca un grupo de trastornos que están caracterizados fundamentalmente por la pérdida del juicio de la realidad, la alteración de la percepción, el pensamiento, la afectividad y una notable desorganización de la personalidad y del comportamiento.

Toda esta sintomatología presenta un curso recurrente y las tendencias se presentan en diferentes grados a la cronicidad. Dentro de la esquizofrenia y la psicosis, hay una serie de síntomas que están explicados a continuación.

Síntomas positivos

  • Perturbaciones del contenido del pensamiento: son delirios o creencias fijas y equivocadas que no pueden entenderse dentro del contexto del individuo. Estas convicciones, a pesar de las pruebas convincentes de su inverosimilitud, son difíciles de desechar. La persona está totalmente convencida de su veracidad.

Las hay de distintos tipos: de perjuicio, persecutorias, de control, de referencia, de grandiosidad, místicas religiosas, culpa, celos o somáticas.

  • Alteraciones perceptivas: son las alucinaciones o experiencias sensoriales que se producen en ausencia de estímulo externo.

Pueden ser de tipo sensorial (auditivas, visuales, olfativas-gustativas y corporales) o darse en la percepción del pensamiento (inserción, robo, eco, pensamiento sonoro, transmisión, lectura).

  • Síntomas motores o comportamientos catatónicos: estados estuporosos, inhibición o agitación psicomotriz, catalepsia, estereotipias motoras, manierismos, ecopraxia y negativismo.

Síntomas negativos

  • Alogia: se caracteriza por un lenguaje pobre o escaso, los bloqueos y el aumento de la lentitud del tiempo de respuesta.
  • Abulia-apatía: se refiere a la falta de motivación y energía para iniciar o terminar conductas.
  • Anhedonia: falta de capacidad para experimentar placer e interés por las actividades con las que antes sí experimentaba estas sensaciones.
  • Aplanamiento afectivo o embotamiento: disminución o ausencia de la reacción emocional a los estímulos, déficit para expresar emociones.

Síntomas de desorganización

  • Lenguaje desorganizado o trastorno formal del pensamiento: fuga de ideas, incoherencia en el discurso, neologismos, taquilalia (habla muy rápida), asociaciones fonéticas…
  • Comportamiento desorganizado. Alteraciones de la sociabilidad y de la conducta como son la presentación de una conducta extravagante en el vestido y en la apariencia, conducta inadecuada e, incluso, agresiva.
  • Afecto inapropiado: la emoción expresada no está relacionada con el contexto en el que se encuentra el sujeto.

Prevalencia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen más de 700 millones de personas en el mundo que padecen algún tipo de enfermedad mental y neurológica.

En lo que respecta a los trastornos mentales graves, no existen cifras de cuántas personas los padecen, pero sí se conoce que presentan altas tasas de mortalidad (superiores a otras enfermedades mentales).

Por ejemplo, la depresión mayor o la esquizofrenia presentan una probabilidad de muerte prematura de entre 40% y el 60% mayor que el resto de la población.

Entre las causas de estas muertes, están los problemas de salud física que no reciben la atención que realmente requieren y, también, casos de suicidio. Estos últimos se encuentran estrechamente ligados a los trastornos mentales graves.

Problemas comunes que definen a las personas con TMG

Quienes padecen trastorno mental grave constituyen un grupo heterogéneo de personas y bajo distintos diagnósticos.

Además de las tres características básicas que definen al trastorno mental grave (diagnóstico, duración del tratamiento y presencia de la discapacidad), existen una serie de problemáticas que son comunes a estos usuarios, así como a sus familias. Son las siguientes:

  • Son personas más propensas a padecer estrés. Suelen experimentar dificultades a la hora de afrontar las demandas del entorno.
  • Sus habilidades sociales son deficientes, les cuesta manejarse de manera autónoma.
  • Estos déficits y dificultades para interactuar socialmente, les provoca una pérdida de las redes sociales de apoyo que en muchos casos, se limita a la familia. Suelen experimentar situaciones de aislamiento social.
  • Existe un alto grado de dependencia de otras personas (sus familiares, normalmente), así como de servicios sanitarios y sociales.
  • Les cuesta acceder al mundo laboral, así como mantener su puesto de trabajo. Este hándicap supone un grave obstáculo en lo que respecta a la integración social. Por este motivo, muchas de estas personas padecen dependencia económica, pobreza e, incluso, marginación.

Necesidades comunes que definen a las personas con TMG

Una vez identificados cuáles son los problemas de estos usuarios, éstas son algunas de sus necesidades: 

  • Averiguar, identificar, detectar y captar cuál es la población enferma mental crónica. El conocer cuántas personas padecen una enfermedad mental y sus características, contribuirá a preparar los medios asistenciales idóneos para sus necesidades.
  • La atención y el tratamiento de la salud mental con el objetivo de controlar la sintomatología psicopatológica, evitar la aparición de recaídas y contribuir al mejor funcionamiento psicológico de estas personas.
  • La atención en crisis. Ante un brote, puede ser necesaria la hospitalización de la persona para que se estabilice y, así, posibilitar la recuperación a su nivel de funcionamiento.
  • Rehabilitación psicosocial y apoyo a la integración social. Las personas que padecen de trastorno mental grave mantienen ciertos déficits y discapacidades que afectan a su funcionamiento autónomo y a su integración social. Este tipo de programas son muy importantes en estos grupos de usuarios.
  • Proporcionar ayuda para que estas personas entren en el mundo laboral, resulta un componente clave para facilitar la autonomía, la integración y la independencia de éstas. La mayoría de estas personas están desempleadas y, por lo tanto, son necesarios los programas de rehabilitación laboral y de potenciación de habilidades que les faciliten el acceso a un empleo.
  • Los apoyos de tipo económico evitan que estas personas se encuentren en situaciones de marginalidad y pobreza. Por eso, es importante fomentar y facilitar el acceso a diversas prestaciones.
  • El apoyo social entre personas que padecen trastorno mental grave resulta muy importante por los estrechos vínculos de autoayuda y apoyo mutuo que se crean en este tipo de relaciones.
  • La protección y la defensa de los derechos, ya que estos enfermos conforman una población con gran riesgo de padecer algún tipo de abuso o desprotección.
  • El respaldo a las familias, ya que estas son el principal recurso para los cuidados y el soporte a nivel de comunidaad de las personas con trastorno mental grave. Son frecuentes las situaciones de tensión y sobrecarga. Por eso, es importante que se les brinde el apoyo, la información y el asesoramiento que requieran.
  • La monitorización y el seguimiento individualizado en la comunidad resultan imprescindibles para garantizar la inserción a nivel comunitario de la persona.

La mayor parte de las personas que padecen trastorno mental grave van a tener a lo largo de su vida distintas necesidades de apoyo sanitario o social, o bien ambos.

Por lo tanto, van a circular durante casi toda su vida por una red asistencial muy compleja, a la par que completa, en la que se velará por tratar sus necesidades y en la que están implicados múltiples profesionales y servicios en las distintas etapas de su vida.

Por esta razón, es importante que exista coordinación entre los servicios y los profesionales que la componen.

Tratamiento del Trastorno Mental Grave

Terapia Narrativa

Tras una adecuada evaluación en la que se exploren las distintas áreas del sujeto con trastorno mental grave (exploración psicopatológica, antecedentes, capacidades cognitivas, área familiar y social, etc.), llega el momento de abordar la problemática que presenta el paciente, así como su familia.

Esta intervención debe realizarse con un equipo interdisciplinar que trabaje de manera coordinada. A continuación, vas a ver dentro de las distintas áreas, qué aspectos debe abarcar un profesional de la psicología en cada una de ellas.

A nivel individual

  • Intervención Temprana en Psicosis. Esta intervención se centra en los primeros síntomas característicos de la psicosis. Es muy importante ya que, si estas personas reciben una intervención adecuada, verán disminuidos sus síntomas negativos.

Un señal de alerta de estos síntomas se daría si la persona se vuelve más retraída socialmente, empora su funcionamiento laboral y muestra un comportamiento más nervioso o agitado que de costumbre. Otra clave es que la persona es incapaz de explicar lo que le está ocurriendo.

  • Entrenamiento en habilidades sociales de cara a establecer mejores relaciones a nivel social y que sea una persona lo más autónoma posible, como por ejemplo en la búsqueda de empleo. En este campo, existen muchos programas de entrenamiento diseñados por diversos autores.
  • Psicoeducación y prevención de recaídas. Conocer lo que les ocurre, les hará a crear una mayor conciencia de la enfermedad, así como tener una mejor adherencia a los distintos tratamientos prescritos y a las pautas marcadas.
  • Actividades de la vida cotidiana, como son el aseo y la vestimenta, el uso de transportes públicos, etc. El objetivo de esta intervención es el de favorecer la autonomía de la persona.
  • Afrontamiento de estrés ya que estas personas bajo una situación de una alta carga, pueden sufrir un brote. En esta área, se trabaja el estrés causado por sufrir un trastorno mental grave, así como los estresores de tipo cotidiano.
  • Rehabilitación cognitiva de las áreas que estén dañadas ya que el déficit cognitivo aparece entre el 60 y el 80% de los pacientes y, además, muestra unas correlaciones más altas con el pronóstico y evolución de la enfermedad que los propios síntomas psicóticos.
  • Intervención en patología dual, en los casos en los que exista algún tipo de adicción.
  • Intervenciones psicoterapéuticas.

A nivel familiar

En este ámbito, se instruirá sobre el trastorno, sobre cómo pueden ayudar al paciente y cómo deben tratar con él. Estas intervenciones son muy importantes porque las familias suelen ser, en la gran mayoría de los casos, el mayor soporte de las personas que sufren trastorno mental grave.

Además, se puede ofrecer psicoterapia (de manera individual o grupal). Un elemento innovador son los grupos de ayuda mutua en los que estas familias encuentran una figura de apoyo de personas que pasan por la misma situación.

Intervenciones comunitarias

Aquí se encuentran las actividades de ocio y tiempo libre que son realizadas por las asociaciones.

También por las residencias para personas que necesitan algún tipo de supervisión y requieren de apoyos porque no tienen un nivel de autonomía adecuado y las familias no puede hacerse cargo, así como las adaptaciones de tipo laboral.

Referencias

  1. Birchwood M. Tratamiento psicológico de la esquizofrenia. Madrid. Ariel. 1995.
  2. Comprender la Psicosis y la Esquizofrenia. Division of Clinical Psychology. The British Psychological Society.
  3. Guía de práctica clínica sobre la Esquizofrenia y el trastorno psicótico incipiente. Madrid. Plan de Calidad para el sistema nacional de salud del ministerio de sanidad y consumo. 2009.
  4. Plan Estratégico 2014-2016. CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica En Red en Salud Mental). Recuperado de ciberisciii.es.
  5. Vallina O, Lemos S. Tratamientos psicológicos eficaces para la esquizofrenia. Psicotema; 2001; 13 (3): 345-364.

La entrada El Trastorno Mental Grave: Diagnóstico, Problemas, Tratamiento aparece primero en Lifeder.

Facebook Comments